Seleccionar página

El tenor barcelonés ha sido homenajeado en una cena de gala

©Bofill

El alcalde de Barcelona, Xavier Trías; el president de la Generalitat, Artur Mas; el tenor Josep Carreras; la delegada del gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna; el presidente del Círculo del Liceo, Ignacio García-Nieto; el conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell; y el presidente del Patronato del Gran Teatre del Liceu, Joaquim Molins
© Foto: A. BOFILL

Barcelona, 6 de mayo de 2014
El president de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, la delegada del Gobierno, María de los Llanos de Luna, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell,  acompañaron esta noche al presidente del Círculo del Liceo, Ignacio García-Nieto, en la entrega de la Medalla de Oro de esta entidad al tenor Josep Carreras, “un barcelonés universal que le ha brindado a nuestro querido Liceo algunas de las noches más inolvidables en su reciente historia”, afirmó García-Nieto. “El nombre de Josep Carreras viene a sumarse a la lista de estrellas de la lírica cuya trayectoria y vinculación con nuestro teatro han sido reconocidos con nuestra máxima distinción entre los que se cuentan Montserrat Caballé, Plácido Domingo o Jaume Aragall. El de Carreras es ya un nombre mítico dentro de la historia de la ópera y nuestra Medalla de Oro le llega precisamente cuando acaba de regresar con mucho éxito a los escenarios operísticos en el Teatro Arriaga de Bilbao con la ópera El Juez (los niños perdidos), del compositor austríaco Christian Kolonovits”, afirmó el presidente del más que centenario club barcelonés.
Josep Carreras, que confesó sentirse “muy emocionado con el reconocimiento, más teniendo en cuenta que viene de casa”,  debutó en el Gran Teatre del Liceu por partida doble, primero como niño soprano, a los once años –en enero de 1958- en la ópera de Manuel de Falla El retablo de Maese Pedro; y después, como tenor y a los 23 años –en enero de 1970- como Flavio de Norma, de Vincenzo Bellini. Fue el comienzo de una de las carreras más impresionantes de las últimas décadas, llegando en poco tiempo a consolidarse como uno de los intérpretes más importantes de su cuerda, además de formar parte del mítico proyecto de los Tres Tenores junto a sus amigos Plácido Domingo y Luciano Pavarotti. El tenor catalán, presentado a los asistentes por el director de La Vanguardia, Màrius Carol, recibió la Medalla del Círculo del Liceo durante una cena de gala celebrada en el Salón de los Espejos del Gran Teatre del Liceu a la que asistieron más de 100 invitados, entre los que se encontraban, además del president de la Generalitat y su esposa, Helena Rakosnik, del alcalde de Barcelona y su esposa, Puri Arraut, del conseller de Cultura y de la delegada del Gobierno, el presidente del Círculo del Liceo, Ignacio García-Nieto; el presidente del Patronato del Gran Teatre del Liceu, Joaquim Molins; el director general del Liceu, Roger Guasch; la presidenta de la Asociación Cultural Castell de Peralada, Carmen Mateu; el director del Festival de Peralada, Oriol Aguilà; el director de la revista Ópera Actual, Fernando Sans Rivière; los hijos del tenor Josep Carreras, Júlia y Albert Carreras; el director de orquesta David Giménez, además de socios del Círculo y de representantes de los ámbitos de la política, la cultura y la sociedad civil barcelonesa, como Santiago Fisas, Pedro Portabella, Luis López de Lamadrid, Lluís Sans, Francisco Gaudier, Manuel Bertrand, Juan Uriach y Sra., Mari Sol Rocha de Puig y Carlos Cuatrecasas, entre otras personalidades.