Tras su reciente éxito como Fenena en Nabucco en el coliseo milanés, la mezzosoprano italiana formará parte del cast de Andrea Chénier en la apertura de la temporada

Noviembre 2017
La cita es, como cada año, el 7 de diciembre, día de San Ambrosio. La tradición marca esa fecha como la de la inauguración de la temporada lírica de La Scala de Milán, uno de los templos internacionales de la ópera. Y un año más, como lo hiciera el curso pasado con su aplaudida Suzuki de Madama Butterfly, la mezzosoprano Annalisa Stroppa volverá al mítico escenario, un nuevo eslabón en una carrera de vértigo. Entre sus últimas actuaciones destacan su regreso a la Ópera de Montecarlo con su aclamada Rosina de Il Barbiere dio Siviglia, Maddalena de Rigoletto en la Ópera de Amsterdam y su debut en el Festival de Bregenz (Austria) como protagonista de Carmen, de Bizet.

La cantante de Brescia (Italia) se ha consolidado, además, en su relación con el Teatro alla Scala de Milán, escenario en el cual, después de haber debutado en 2015 con Otello y con Rigoletto, inauguró la temporada 2016-2017 con su deliciosa Suzuki, un gran triunfo personal que conquistó tanto al público como a la crítica, que la definió como “la Suzuki que siempre se querría” (Il Corriere della Sera). Annalisa Stroppa también ha debutado recientemente en la Ópera de Astana (Kazakistan) con el rol de Meg en Falstaff (Verdi) en una gira de La Scala, mientras que en octubre, siempre en Milán, volvió al coliseo para meterse en la piel de Fenena de Nabucco.

Este mes de diciembre, y por segundo año consecutivo, será una de las protagonistas en la inauguración del curso scaligero en diciembre debutando el rol de Bersi en Andrea Chénier (Giordano), con funciones programadas para los días 7, 10, 13, 16, 19, 22 y 27 de diciembre y 2 y 5 de enero. “Es un gran honor y un placer inmenso estar nuevamente presente en este gran evento, una noche inaugural tan importante en el mundo de la ópera”, comenta Annalisa Stroppa, que estará dirigida por Riccardo Chailly en una nueva producción de Mario Martone que contará con la soprano Anna Netrebko como Maddalena di Coigny en su debut en el rol. “Después de este compromiso estaré en el Teatro Felice de Génova”, prosigue la artista, “para afrontar de nuevo un personaje muy querido para mí como es el de Adalgisa de Norma, que ya lo he interpretado anteriormente en teatros de Italia y España”.

Seguidamente interpretará a Rosina en la Semperoper de Dresde, Giovanna Seymour de Anna Bolena en Verona, Dorabella de Così fan tutte en Turín y Carmen en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria antes de su regreso al Festival de Bregenz con la gitana de Bizet.